miércoles, 24 de marzo de 2010

Todavía

Le escribí tantas veces al amor,
y hasta yo misma me lo creía,
si hasta las melodías brotaban,
de cascadas claras y benignas.

Le escribí y seguiré escribiendo,
porque sé que en lugar no lejano
existe él y la palabra afable,
el alma y el olor a almendro.

Le escribiré al amor, aunque…
no lo vea y se diluya con el viento,
no lo sienta y sea sólo idealismo
de mi propio mudo casi ficticio.


Janett
11 de FEbrero 2010

1 comentario:

Alej@ndro dijo...

Nada inspira más que el sentimiento del amor ... energía que mueve al mundo !!